La propaganda de ‪#‎israel‬ y las ‪#‎idf‬ apunta a la autojustificacion sin remordimientos de los sujetos. Los simpatizantes, distraidos,defensores -acérrimos, tibios o inconscientes-,perpetradores, ciudadanos,etc.

En cambio los hechos en ‪#‎gaza‬ indican que civiles son blanco "legitimo" para #israel. Mas allá de las irrefutables montañas de cadaveres palestinos -niños y civiles desarmados- y escombros, diversas organizaciones de DDHH lo comprueban de primera mano. Amnistia lo comprobó entre 2006-2008

Propaganda: sirve para que el criminal -‪#‎israel‬ y sus ‪#‎idf‬ terroristas- enmascaren sus crimenes en ‪#‎gaza‬Propaganda perversa que transforma el arma homicida en instrumento humanistico.

 Las famosas llamadas antes de atacar ya fueron usadas en el Libano 2006 y Gaza. Los avisos telefonicos son un instrumento más del terror. Las llamadas y SMS lanzados por las IDF aterrorizan psicologicamente a la poblacion.


El uso sistematico de palestinos como escudos humanos por la fuerzas de ocupación no es algo novedoso.

Israel repite hasta el hartazgo que Hamas dispara entre medio de la población civil. En los hechos las IDF sistematicamente utilizan a los palestinos y sus casas como instalaciones militares.


"Hamas se escuda y esconde armas en mezquitas y viviendas". Las montañas de cadaveres y la extensión de la destrucción hacen pensar que Hamas se esconde detrás de todo Gaza. "Destrucción gratuita", "sin distinción" comprobó Amnistía por 2008.

Israel no erra el blanco. Hamas no se escuda. Israel apunta a Gaza y los palestinos.







La eugenesia es una vieja idea,  dirigir la "evolución" de una población humana para su "mejora". "Mejora" entre comillas porque es un concepto que mayormente ha sido puesta en practica bajo las premisas del racismo y lo peor de la discriminación negativa.

La eugenesia como hija directa del darwinismo social lejos esta de ser una exclusividad de idearios de derecha. El racismo eurocentrico corta por igual a derechas e izquierdas. Por eso los nazis la practicaron pero lejos de ser una idea original de ellos o lo que es peor siquiera una práctica exclusiva o novedosa.

Entre tantos Estados Suecia aplicó programas de esterilización forzada a personas de origen gitano hasta 1974 . Incluso hasta 1964 los gitanos no eran admitidos en Suecia a pesar de lo que el regimen nazi habia hecho con ellos.

En EEUU en algunos hasta 1972 la esterilizaciones forzadas eran legales:


"Pocos creían que EEUU fue precisamente un precursor de la «limpieza étnica»
Los americanos se adelantaron a los nazis. La esterilización en masa de los indeseables (deficientes mentales, minusválidos, criminales, alcohólicos, etc.) comenzó en 1907 y se extendió con todas las de la ley por 30 estados. Antes de que Hitler llevara a la práctica su macabro proceso de selección humana, unos 40.000 ciudadanos de segunda fila habían sido ya víctimas de la eugenesia en Estados Unidos." http://09eugenesia.blogspot.com.ar/2009/04/41-las-esterilizaciones-forzadas-la.html


Japón, Inglaterra, Puerto Rico y el Perú de Fujimori fueron países que hicieron plotítica de estado al racismo eugenesico en la práctica de la esterilización forzada.

No es de extrañar que un rancio nacionalismo etnico anacronico (del siglo XIX) cómo el israelí presente las peores prácticas racistas, mas allá de las prácticas de limpieza étnica y genocidas sobre las poblaciones palestinas no judías.

Por eso los negros judios o no judios en Israel sufren los frutos del peor racismo y discriminación:

Manifestaciones en contra de negros con consignas como "TelAviv es para los judios", "negros afuera" http://www.lejournalinternational.fr/Israel-la-caza-de-negros_a986.html


Habitantes de Tel Aviva agitan pancartas « Volven a casa » dirigidas a un chico negro. Crédito Foto -- Oren Ziv / ActiveStills

Una investigación periodistica en Israel reveló un descenso del 50% de la tasa de natalidad de mujeres judias etiopies (negras). El desconocimiento del lenguaje y la necesidad de ser acogidos fueron algunas de las armas utilizadas por los médicos israelies http://www.haaretz.com/print-edition/news/state-admits-problematic-birth-control-shots-for-ethiopian-women-1.496664

El "caracter judio" del Estado es un tema discutido natural y abiertamente en la esfera pública israelí. En post de dicho caracter se expulsaron los "elementos" indeseables que lo ponian en riesgo como hijos de inmigrantes ilegales o negros inmigrantes. Los judios negros ya hace un par de año que por el color de su piel no tienen mas abiertas las puertas de par en par.

Israel ya no quiere mas judios negros: http://www.laicismo.org/detalle.php?pk=25977







"Los infiltrados causan un daño cultural, social y económico y nos conducen hacia el Tercer Mundo"



" En una comparecencia ante la Asociación de Manufactureros de Israel, Netanyahu acusó a los inmigrantes que entran de forma irregular en el país de ser los responsables de la reducción de los salarios y de minar la naturaleza judía y democrática del Estado, según refieren medios electrónicos locales." Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel http://noticias.lainformacion.com/asuntos-sociales/inmigrantes-ilegales/para-netanyahu-la-inmigracion-clandestina-amenaza-el-caracter-judio-de-israel_TihYDxWZ06rqInBFn67xz6/



http://www.latercera.com/contenido/678_219577_9.shtml






Sharmine Narwani شارمين نرواني

Traducido por  Javier Fernández Retenaga
fuente: http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=13090
english:  http://english.al-akhbar.com/blogs/sandbox/excuse-me-israel-has-no-right-exist


La expresión “derecho a existir” se introdujo en mi universo conceptual en los 90, en el momento en que la idea de la solución de los dos Estados empezó a formar parte de nuestro vocabulario colectivo. En cualquier debate en la Universidad, cuando un sionista se quedaba sin argumentos, para poner fin a la discusión invocaba estas tres mágicas palabras con un indignado: “¿Estás diciendo que Israel no tiene derecho a existir?”.

Por supuesto, no se podía cuestionar el derecho de Israel a existir; eso era como decir que negabas el derecho fundamental de los judíos a tener... derechos, cargando además sobre tus espaldas toda la culpabilidad ligada al Holocausto.
Sólo que, por supuesto, yo no soy culpable del holocausto, y tampoco los palestinos. El programa sistemático de limpieza étnica en Europa ha sido utilizado de forma tan despiadada y oportunista para justificar la limpieza étnica de la nación árabe palestina que ese argumento no me conmueve en absoluto. Hasta he llegado a sorprenderme, ¡impresionante!, levantando la vista al cielo al oír mencionar el Holocausto e Israel en la misma frase.
Lo que por el contrario me deja boquiabierta en esta época de la “solución de los dos Estados” es la desfachatez de la mera existencia de Israel.
Qué fantástica idea, esa de que un grupo de extranjeros procedentes de otro continente se pudieran apropiar de una nación ya existente y poblada, y convencer a la “comunidad internacional” de que eso era lo que moralmente había que hacer. Tal desfachatez movería a risa si el asunto no fuera tan serio.
Más impúdica aún es la limpieza étnica masiva de la población indígena palestina por parte de judíos perseguidos que acababan de sufrir la limpieza étnica en sus propias carnes.
  



Pero lo que verdaderamente asusta es la manipulación psicológica de masas para hacernos creer que los palestinos son de alguna manera peligrosos, “terroristas” que tratan de “arrojar a los judíos al mar”. Como persona que se gana la vida con las palabras, encuentro fascinante el uso del lenguaje para crear una percepción particular de la realidad. Esta práctica –a menudo denominada “diplomacia pública”– se ha convertido en un instrumento esencial dentro del mundo de la geopolítica. Al fin y al cabo, las palabras son los cimientos de nuestra psicología.
Tomemos, por ejemplo, el modo en que hemos llegado a contemplar la “disputa” entre Israel y Palestina y toda solución de este sempiterno problema. Y aquí me permito reproducir algunos extractos de un artículo mío anterior…
EE.UU. e Israel son los creadores del discurso global en torno a este asunto, estableciendo rigurosos parámetros cada vez más estrechos con respecto al contenido y la dirección que ha de tomar este debate. Hasta hace poco, toda discusión fuera de los parámetros establecidos era ampliamente considerada como alejada de la realidad, contraproducente e incluso subversiva.
Sólo pueden participar en el debate aquellos que comparten sus principios fundamentales: la aceptación del Estado de Israel, su hegemonía en la región y su superioridad militar; la aceptación de la precaria lógica en la que se basa la reivindicación de Palestina por parte del Estado judío, y la aceptación de la inclusión o exclusión de determinados partidos, movimientos y Gobiernos de la región en cualquier solución del conflicto.
Palabras como paloma, halcón, militante, extremista, moderados, terroristas, islamofascistas, negacionistas del Holocausto, amenaza existencial o mulá loco determinan la participación de ciertas personas en la solución, y pueden excluir a otras al instante.
A esto se añade un uso del lenguaje que protege de todo cuestionamiento el “derecho de Israel a existir”: todo lo que apela al holocausto, al antisemitismo y a los mitos acerca de los derechos históricos judíos al país que les fue legado por el Todopoderoso, como si Dios fuera un agente inmobiliario. Este lenguaje trata no sólo de impedir cualquier cuestionamiento de las reivindicaciones judías sobre Palestina, sino que busca sobre todo castigar y marginar a quienes impugnan la legitimidad de este experimento colonial moderno.
Pero este pensamiento colectivo no nos ha llevado a ningún lado. No ha hecho más que ocultar, distraer, desviar, eludir y minimizar, y no ha hecho que estemos más cerca de una solución satisfactoria..., porque la premisa es errónea.
No hay solución a este problema. Es el tipo de crisis en que se constata el fracaso, se advierte el error y hay que cambiar el rumbo. Israel es el problema. Es la última experiencia colonial de los tiempos modernos, llevada a cabo en una época en la que tales proyectos se venían abajo en todo el mundo.
No hay un “conflicto palestino-israelí”; esto sugiere que existe alguna clase de igualdad con respecto al poder, el sufrimiento y los elementos concretos negociables, y no hay ninguna simetría en esta ecuación. Israel es el ocupante y opresor, los palestinos son los ocupados y oprimidos. ¿Qué hay que negociar ahí? Israel tiene la sartén por el mango. Israel podría devolver parte de las tierras, propiedades, derechos, pero incluso eso es un absurdo, ¿qué hay de todo lo demás? ¿Por qué no devolver TODAS las tierras, las propiedades, los derechos? ¿Por qué tendrían derecho a conservar algo? ¿Por qué la usurpación de tierras y propiedades anterior a 1948 es fundamentalmente diferente de la usurpación de tierras y propiedades posterior a esa fecha arbitraria de 1967?
¿Por qué los colonos de antes de 1948 son diferentes de los que han colonizado y se han asentado después de 1967?
Permítanme que me corrija: los palestinos tienen una carta en la mano que hace salivar a Israel, la gran reivindicación en la mesa de negociaciones en la que parece apoyarse todo lo demás. Israel ansía el reconocimiento de su “derecho a existir”.
Pero Israel ya existe, ¿no es así?
Israel teme la “deslegimación” más que cualquier otra cosa. Tras el telón de terciopelo se oculta un Estado edificado sobre mitos y relatos, protegido sólo por un gigante militar, miles de millones de dólares de ayuda estadounidense y un único derecho de veto en el Consejo de Seguridad de la ONU. Nada más separa a ese Estado de su desmantelamiento. Sin esas tres cosas, los israelíes no vivirían en una entidad que se ha convertido en “el lugar más inseguro del mundo para los judíos”.
Excluyamos la propaganda del discurso y pronto nos daremos cuenta de que Israel carece de los elementos más básicos de un Estado normal. Tras 64 años, aún no tiene fronteras. Tras seis décadas, nunca ha estado más aislado. Más de un siglo después, todavía necesita un ejército gigantesco sólo para evitar que los palestinos regresen a casa.
Israel es un experimento fallido. Necesita estar intubado. No hay más que quitarle los tres goteros y ya es cadáver, vivo sólo en la imaginación de algunos extranjeros que creyeron que podían cometer el atraco más grande de la Historia.
Lo más importante que podemos hacer desde la óptica de un solo Estado es deshacernos rápidamente del viejo lenguaje. De todos modos, nada había en él de real, no era más que la jerga de ese “juego” particular. Construyamos un nuevo vocabulario de posibilidades: el nuevo Estado representará el comienzo de la gran reconciliación de la humanidad. Musulmanes, cristianos y judíos viviendo juntos en Palestina, como antes lo hicieron.
Los que no estén de acuerdo pueden irse a otra parte. Nuestra paciencia es cada vez más precaria, como las paredes de los chamizos que los refugiados palestinos han llamado “hogar” durante tres generaciones en el purgatorio de los campos.
Estos refugiados explotados tienen derecho a una bellas viviendas, esas que tienen una piscina en el patio y una arboleda de palmeras a la entrada. Porque la compensación que se les debe por este experimento occidental fallido nunca será suficiente.
Y no, nadie odia a los judíos. Ese es el argumento de último recurso que se nos grita en los oídos, el último “cortafuegos” para proteger a este Frankenstein israelí. Ya no tengo siquiera ganas de añadir las advertencias habituales que supuestamente probarían que no odio a los judíos. Simplemente no puede probarse y, francamente, es la falacia del “muñeco de paja”. Si los judíos que no vivieron el Holocausto sienten aún dolor por él, deberán arreglárselas con los alemanes. Que les reclamen un buen trozo de suelo alemán, les deseo buena suerte.
Y a los antisemitas a los que se les hace la boca agua con un artículo crítico con Israel, les aconsejo que busquen en otra parte, son parte de la causa que ha provocado este problema.
Los israelíes que no quieran compartir Palestina con la población indígena palestina en igualdad de derechos –los que no quieren renunciar a lo que exigieron renunciar los palestinos hace 64 años–, pueden echar mano de su segundo pasaporte y regresar a casa. Los que se queden harían mejor en adoptar una actitud positiva, los palestinos ya han dado muestras de saber perdonar. Las matanzas que han sufrido por parte de sus opresores –sin respuesta proporcional– demuestran una contención y fe destacables.
Esto no representará tanto la muerte de un Estado judío como la desaparición de los últimos vestigios del colonialismo moderno. Es un rito de paso, todo irá bien. En este momento crucial del siglo XXI todos somos, universalmente, palestinos. Poner fin a esta injusticia es una prueba para toda la humanidad, y nadie puede permanecer con los brazos cruzados.
Israel no tiene derecho a existir. Rompamos la barrera mental y simplemente digamos: “Israel no tiene derecho a existir”. Pronúncienlo, tuitéenlo, colóquenlo en su página de Facebook, no se lo piensen dos veces. La deslegitimación está ahí, no teman. Palestina nunca será tan dolorosa como Israel siempre ha sido.





Gracias a: Tlaxcala
Fuente: http://english.al-akhbar.com/blogs/sandbox/excuse-me-israel-has-no-right-exist
Fecha de publicación del artículo original: 17/05/2012
URL de esta página en Tlaxcala: http://www.tlaxcala-int.org/article.asp?reference=13090




Fuente:  http://www.eldiariofenix.com/content/%E2%80%9Cisrael-no-ha-virado-hacia-el-centro-sino-hacia-la-nada-el-centro-es-la-derecha-disfrazada%E2%80%9D



“Israel no ha virado hacia el centro, sino hacia la nada: el centro es la derecha disfrazada”

ISRAEL


Benyamin Netanyahu sigue siendo el primer ministro de Israel, tal como preveían todos los análisis antes de las elecciones parlamentarias. Pero la apabullante irrupción del primerizo ex periodista Yair Lapid, al frente de su partido Hay Futuro, con sus 19 escaños, pilló a todos por sorpresa.
Se ha empezado a hablar de un giro del gobierno de la derecha hacia el centro, de reformas sociales y, sobre todo, asunto estrella, del futuro militar de los judíos ultra ortodoxos.

El pasado domingo, en una charla organizada por la librería del hotel American Colony, en Jerusalén, dos conocidos personajes del panorama público y político israelí exponían su propio análisis respecto a los resultados electorales. El periodista del diario Haaretz, Gideon Levy, es conocido por el fuerte criticismo de sus columnas a las políticas israelíes del gobierno en Palestina; Hanin Zoabi es palestina, con ciudadanía israelí, y fue la primera mujer de origen palestino en conseguir un escaño en la Knesset de la mano de su partido, Balad. En 2010 participó en la Flotilla que partió a Gaza para romper el bloqueo, algo que sus compañeros de hemiciclo entendieron como un acto terrorista. Como resultado, se le privó de su inmunidad parlamentaria y, desde entonces, ha sido objeto de todo tipo de insultos y amenazas provenientes tanto de parlamentarios como de particulares, que la señalan como “la persona más odiada de Israel.”

Los 12 escaños de Netanyahu  

El primer aspecto sobre el que Gideon Levy posa su atención es en el hecho de que el partido de Netanyahu sólo obtuvo 12 escaños, “lo cual significa que, aunque siga siendo el primer ministro, su partido es minoritario.” Sin embargo, la posibilidad de que Netanyahu prosiga con sus duras políticas contra los palestinos durante los próximos cuatro años no es lo que más le preocupa. “De hecho”, afirma, “si pudiera nombrar al gobierno ideal para Israel, elegiría uno de extrema derecha.” Según Levy, “lo más peligroso de estas elecciones es en realidad el llamado centro. Aquel del que forman parte Yair Lapid, el laborismo de Shelly Yacimovich, la ex líder de la oposición Tzipi Livni, y el Kadima del ex jefe de personal del ejército Shaul Mofaz.” Y para demostrar su postura, Levy imagina y compara dos posibles escenarios:
 “Pongamos que el ultraderechista Naftali Bennett, ídolo de los colonos, es el ministro de exteriores; y junto con el racista ex ministro de interior Eli Yishai, los ultra ortodoxos y Lieberman, acude a recibir a Obama al aeropuerto de Tel Aviv en su próxima visita. Es una escena que me encantaría presenciar. Cuando Obama regresase a EEUU, podrían pasar dos cosas: la primera, que Obama pierda interés, lo cual es peligroso. La segunda, que llegue a la conclusión de que es necesario hacer algo.
 En el segundo escenario imaginario, Lapid es el ministro de exteriores, que acude a recibir a Obama al aeropuerto cantando, con su fotogénica sonrisa, con su perfecto inglés, con su carisma… A los dos les gusta Bruce Springsteen… Y se ponen a hablar y Livni entra de vez en cuando prometiendo que se va a reunir con Abbas, y quizá Shelly aparece también hablando de justicia social… Y Obama se vuelve a EEUU encantado. Si esto sucede, al poco tiempo el “centro” se haría la foto con Abbas, todo serían promesas, y todo el mundo sonreiría porque el proceso de paz volvería estar encaminado… Y la realidad sobre el terreno sería cuatro años de coma, de ceguera y de continuación de la ocupación como hasta ahora.

Liberar a los presos

“Un gobierno verdaderamente nuevo debería ser totalmente diferente”, afirma. “Para comenzar un proceso de paz en serio, el gobierno debería empezar por liberar a los miles de prisioneros palestinos como gesto de buena voluntad, parar los asentamientos -y por supuesto no volver a construirlos- y dejar que los palestinos, tanto de Cisjordania como de Gaza, entren a trabajar en Israel. Y todo esto es algo que no va a suceder con Netanyahu ni con nadie.”
   Por todo ello, Levy advierte que “Israel no ha realizado un giro hacia el centro, sino hacia la nada, porque los de centro son los de derecha pero con disfraz. Shelly dijo que “la ocupación no interesa a los israelíes” y Lapid, que vendía la renovación del proceso de paz en su campaña, prometió que Jerusalén será siempre la capital única e indivisible de Israel.” El asunto que más les preocupa es si veremos o no ultra ortodoxos en los check points.” Levy concluye señalando que “Israel dice que no tiene contraparte palestina para la paz. Y yo digo: es Palestina la que no tiene contraparte israelí para la paz.”
Hanin Zoabi agradecía la intervención de Levy, que calificaba de “pesimista”, pero añadía: “No te preocupes que ahora la continúo yo.” Zoabi cree que la distancia restante hasta la meta no es lo importante. “La pregunta más adecuada es si vamos en la dirección correcta.” Recalcaba que el conflicto no empezó en 1967 con la ocupación de Cisjordania  y Gaza, “sino en 1948, con la expulsión de los palestinos y la fundación del estado de Israel, en el que ahora vive millón y medio de palestinos.” Según Zoabi, estos “no tienen los mismos derechos. Yo no puedo estudiar mi historia, la destrucción de los poblados palestinos en 1948, que aún continúa; nos llaman árabes israelíes, como si antes hubiésemos sido los árabes-británicos o los árabes-otomanos; y todos los partidos sionistas, sin excepción, están de acuerdo en que Israel es un estado judío.”

La izquierda no existe
Por todo ello, “no importa qué partido gane las elecciones porque la izquierda no existe. Si la opinión pública de la sociedad israelí se ha ido a la derecha, entonces Lapid puede ser el centro. Pero si Lieberman dice “no hay ciudadanía sin lealtad”, Lapid dice “sin lealtad de los zoabis no hay rol para ellos”. Coincide con Levy en que los palestinos, tanto los que viven en los territorios ocupados como en el interior de Israel, “fueron totalmente ignorados en la campaña electoral. Sólo Livni y Lapid mencionaron el aislamiento internacional de Israel, pero sólo para atacar a Netanyahu.”

Zoabi pertenece a la tercera generación de palestinos con ciudadanía israelí y afirma creer “en la justicia y en la igualdad de todos, al margen de la solución de uno o dos estados.” Desearía que “el concepto que yo represento pudiese representar también a Gideon, por ejemplo.” Y concluía afirmando: “Los palestinos en Israel nos tomamos muy en serio la ciudadanía y yo creo en la democracia; tengo un concepto muy diferente de estado al de cualquier otro grupo de la Knesset, gobernante o no, porque ofrezco un estado para todos sus ciudadanos.”






En siete de nueve ataques investigados la junta encontrò responsabilidad directa del ejèrcito israelì. Y ademàs acusò a Israel de transgredir la inviolabilidad e inmunidadde la ONU.

Ban Ki-Moon le pide en una carta a la junta investigadora de no realizar aseveraciones jurìdicas ("crimen de guerra" es una aseveraciòn jurìdica) ya que Israel continùa trabajando con el organismo.El cable demuestra el detras de escena del secretario de la ONU para debilitar los efectos del informe (conversaciones telefonicas reiteradas con la asesora de Seguridad Nacional de EE.UU., Susan Rice)

In seven of nine attacks investigation board found the direct responsibility of the Israeli army. And also accused Israel of violating the inviolability and inmunidadde UN.

Ban Ki-Moon asks in a letter to the board investigating not conduct legal claims ("war crime" is a legal claim) as Israel continues to work with the cable organismo.El shows the behind the scenes of the UN Secretary to weaken the effects of the report (repeated telephone conversations with the consultant Homeland Security, Susan Rice)



Enlace al cable:
https://wikileaks.org/plusd/cables/09USUNNEWYORK468_a.html#efmAwLA68BANBfpBgRBxw
Traducciòn goggle:
"En su carta de presentación, Ban subrayó que las Juntas de Investigación no consideran las cuestiones de legalidad ni hacer constataciones jurídicas; que Israel continúa trabajando con la Secretaría de las Naciones Unidas para hacer frente a las recomendaciones del Consejo; y que buscará ninguna otra investigación sobre los asuntos de la Junta abordó que están fuera de su mandato, específicamente sus números de la recomendación 10 y 11 (véase el párrafo 3).  "
"El resumen del informe concluye que siete de los nueve incidentes incluidos en el informe fueron causadas por las acciones militares de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) y de que el ejército israelí violó la inviolabilidad e inmunidad de instalaciones de la ONU, que dicha inviolabilidad e inmunidad no puede ser anulada por las demandas de conveniencia militar, y que el ejército israelí no tomó las precauciones suficientes para cumplir con sus responsabilidades para proteger la propiedad de las Naciones Unidas y el personal y los civiles que se refugiaban en ella. La Junta consideró que el gobierno israelí responsable de la muertes, lesiones y daños físicos que ocurrió en esos siete casos, y estimó que el costo para reparar los daños en algo más de USD 11 millones. "
"Recomendar que los nueve incidentes de la ONU investigarse más a fondo y que los incidentes no relacionados con la ONU que involucran a civiles también serán investigadas como parte de una investigación imparcial sobre "las denuncias de violaciónes del derecho internacional humanitario en Gaza y el sur de Israel por las FDI y por Hamas y otros militantes palestinos "."

2. (C) Secretary-General Ban Ki-moon transmitted to the Security Council on May 5 his letter and summary of the Board of Inquiry's conclusions and recommendations into incidents involving eight UN sites and one UN convoy in Gaza between December 27, 2008 and January 19, 2009. In his cover letter, Ban underscored that Boards of Inquiry do not consider questions of legality nor make legal findings; that Israel continues to work with the UN Secretariat to address the Board's recommendations; and that he will seek no further inquiry into matters the Board addressed which are outside its Terms of Reference, specifically its recommendation numbers 10 and 11 (see para 3). 

3. (SBU) The summary of the report concludes that seven of the nine incidents covered by the report were caused by military actions of the Israeli Defense Forces (IDF) and that the IDF breached the inviolability and immunity of UN premises, that such inviolability and immunity cannot be overridden by demands of military expediency, and that the IDF did not take sufficient precautions to fulfill its responsibilities to protect UN property and personnel and civilians taking shelter therein. The Board found the Israeli government responsible for the deaths, injuries, and physical damage that occurred in those seven cases and estimated the cost to repair damages at something over USD 11 million. 

Recommend that the nine UN incidents be further investigated and that non-UN-related incidents involving civilians also be investigated as part of an impartial inquiry into "allegations of violations of international humanitarian law in Gaza and southern Israel by the IDF and by Hamas and other Palestinian militants." 



Cuando Israel se "porta bien" y no está masacrando civiles palestinos la ocupación y el sitio continúa con todas las consecuencias para la población palestina (económicas,psicologicas,sociales,etc,etc).

En la placa Noam Chomsky cita cifras de BTselem, organismo de derechos humanos israelí. Efectivamente fuera de las periodicas masacres en promedio 2 niños palestinos por semana son asesinados por las fuerzas armadas israelíes.

Estatidisticas "B'Tselem - The Israeli Information Center for Human Rights in the Occupied Territories" http://www.btselem.org/statistics