Genocidio Armenio.

Entre el 23 y 24 de abril de 1915 el imperio Otomano desencadenó el genocidio sobre el pueblo armenio.

Se estiman en 1,5 a 2 millones las victimas del que ha sido catalogado como el primer genocidio del siglo XX.

Hoy es delito en Turquia sostener que el genocidio existió.

El negacionismo del genocidio tiene aún espacios importantes. Son innumerables los países que niegan el holocausto. Entre varias explicaciones se alega que Turquia en realidad no "perdió" la primera guerra Mundial, sino que basicamente perdio sus colonias. Y la historia no la escriben los perdedores dice el lugar comun.

El Estado argentino reconoce el genocidio armenio por ley desde enero de 2006 , cosa que le valió un enfrentamiento con el gobierno turco. Francia por su parte tiene una ley que castiga el negacionismo.

Hace solo unos años una muestra en el Museo Imperial de Guerra de Londres sobre el genocidio incluía una negación del gobierno turco... Andy Kevorkian cuya familia fue asesinada durante el holocausto armenio envío una carta al director del museo preguntandole si en la exhibicion del holocausto judio pensaban incluir a David Irving o al negacionismo de algun grupo neonazi. Ver "El mal es un asunto dificil" de Robert Fisk.



"En 1939, Adolf Hitler explicaba a los comandantes y generales de su Estado Mayor, que diseñaban la inminente invasión a Polonia, que "nuestra fuerza consiste en nuestra rapidez y brutalidad. Gengis Khan condujo al matadero a millones de mujeres y niños con premeditación y alevosía. Pero la historia sólo lo muestra como el fundador de un Estado". Como Hitler perdió la guerra, todo el mundo sabe que jugó del lado de los horribles.

Algunos responsables de genocidios modernos también detestaron en público a Adolf Hitler por genocida, lo que no fue impedimento para que ellos lo cometieran después.Entre 1915 y 1923, el genocidio de un millón y medio de armenios por el gobierno turco –que hasta hoy lo niega– fue cometido con la intención "progresista" de consolidar la unidad de la nación turca moderna.

Fueron "pogroms" parecidos a los de los cosacos contra los judíos en Rusia y hasta se usaron métodos como la emasculación, similares a los que usó el general Roca en la Argentina con las naciones indígenas cuando separaban a los hombres de las mujeres para impedirles procrear.

Como los turcos ganaron la guerra y los jóvenes turcos liberales, progresistas y prooccidentales que propiciaron esa horrorosa masacre, junto con el sultán en decadencia, tuvieron mejor prensa, el genocidio del pueblo armenio se encuadró en la situación que describía Hitler a sus generales con relación al emperador mongol.

Turquía niega que haya ocurrido porque ningún genocida ha sido nunca capaz de asumir la responsabilidad por ese delito que es el mayor de la humanidad. Tampoco lo hicieron aquí los dictadores argentinos que ensayaron mil definiciones y calificativos para explicarse.

Y los neonazis todavía insisten en que el Holocausto es un invento del sionismo internacional.Aquí el argumento de la dictadura para explicar lo que hizo fue la seguridad nacional, aunque algunos de sus personeros reconocieron que hubo "excesos".

Cuando relativizan el genocidio del pueblo armenio, en Turquía aluden a la necesidad de consolidar una unidad nacional en jaque por el desmembramiento del Imperio Otomano y la amenaza de potencias extranjeras. Y aceptan también que hubo "excesos", pero no por parte del Estado sino por desbordes chauvinistas de la población turca. Con poquísimas excepciones, ni siquiera los sectores progresistas y de izquierda de ese país están dispuestos en la actualidad a reconocer ese momento vergonzoso de su historia.

Las ideas que sustentan un genocidio no son sutiles pero se disfrazan taimadamente en esa maraña de impulsos latentes y a veces manipulados por los estados. Se disfrazan tan bien, que un profesor de Harvard, Samuel Huntington, puede difundirlas en obras que se convierten en best sellers y libros de cabecera del presidente de la principal potencia del planeta. El reputadísimo científico social, que antagoniza a Occidente con el Islam y al norteamericano medio con la población latina, es insospechado de genocida, hasta que ocurra. Este 24 se cumple otro aniversario del genocidio armenio. Valga la oportunidad para insistir en que la única vacuna verdadera es memoria y justicia, una deuda que todavía tiene el gobierno turco con el pueblo armenio.

LINKS:

Aniversario del genocidio Armenio

El mal es un asunto dificil

Genocidio Armenio.org


Leave a Reply