La clase política (la dominante al menos) rosarina y santafesina; los medios de comunicación cerrarron un discurso unánime: la condena contra el acampe de la CCC en plaza San Martin. Niños , mujeres, familias pidiendo por frazadas, garrafas y algunas cosas mas en un contexto de temperaturas gélidas, sin ninguna comodidad o confort.



Rosario12 perdió en sus titulares de vista que lo “duro” y frío es el piso donde estaba tirado el pobrerío. Al igual que los bien pensados periodistas que sopesan la oportunidad politica de reclamar por una frazada, un par de zapatillas y una garrafa… ¡Medir el grado de oportunidad política o el malhumor de los que duermen calentitos bajo techo -y con la panza llena-! Medir los tiempos políticos para pedir por una frazada...

El funcionario provincial-cura Joaquín perdió de vista que el sistema hace rato que lo usa al pobrerío, y que quizás viendo las cosas de determinada perspectiva el a su vez deje que el gobierno lo use (todo depende desde dónde se mire, en este caso Joaquín eligió desde dónde por supuesto).



En estos tiempos se da la paradoja de que los pobres no serìan "usables", en contra de las opiniones ancladas en determinados lugares comunes ahora ellos son los descartables, los prescindibles del sistema: hay que sacarlos de "nuestra" vista.

El fiambrero Paladini claramente lo dijo frente a todo micrófono o camára que le pusieron enfrente, y especialmente lo remarcò cuando compartiò pantalla acusadora con el cura-funcionario en el programa de Fundaciòn Libertad (canal 5 Rosario): el pobrerío se tiene que dejar de joder, permanecer mansamente en el lugar que tienen asignado (o el que Paladini y los rosarinos bien pensantes y los curas que no "usan" a los pobres le reservan) y no “espantar” a los inversores.



El mismo fiambrero ilustre que comprò terrenos de la ex-Vigil a la mitad de su precio o que considera "buenos" los dos primeros años de la dictadura militar...

Los que se preocupan por los impuestos perdieron de vista que el pobrerío tiene que pagar incluso religiosamente impuestos y comparativamente desde lo proporcional más que los clase mierderos que negrean, evaden el iva o mienten con las ganancias: el pobrerío paga religiosamente el IVA en cada cosa que logra consumir.


“Extorsion”…Frazadas, abrigo y una miserable ayuda social son una “extorsión”. “Extorsivo” parece que es permanecer protestando por una miserable garrafa o una frazada, en una plaza soportando temperaturas invernales.


¿Qué mierda importa una calle cortada?, ¿un banco roto? ¿o una cagada o una meada en una plaza? ¿Què importa las vidas miserables de los descartables del sistema?

La respuesta es que nada importan salvo cuando cortan una calle, cagan un rosedal o rompen un banco. Precisamente.


Leave a Reply