Leemos hoy a Alcira Argumedo tomando distancia -desde burdas generalizaciones- muy lejos, lejisimos, a una enormidad de distancia de hacer una condena absoluta de la tortura y cruel asesinato de un pibe de 18 años.

A contramano de la idea de la "falta de respuestas" en Argentina hace rato que hay crecientes respuestas represivas. Digamos contra determinados estamentos del delito o con mas precision determinados estamentos sociales.

La pena de muerte está instaurada hace largo rato: gatillo facil la llaman . Y las ejecuciones extrajudiciales no hacen mas que crecer año tras año. Y en Santa Fe vaya si tenemos respuestas -a contrario de la idea de que no hay "repuestas"-, tenemos el privilegio de tener la policia con el dedo mas facilongo sobre el gatillo ( http://fisyp.org.ar/media/uploads/informe_correpi.pdf ).





Alcira Argumedo en el juego de las generalizaciones parece que olvida que concretamente al pibe no lo torturó y ejecutó -cruelmente- la victima del robo. Al pobe lo asesinó una turba que hace rato pide y festeja por la pena de muerte encubierta del gatillo facil, las torturas encubiertas en las carceles y quemar villas ( http://www.amnistia.org.ar/actua/firma-acciones/argentina-no-hay-excusas







http://www.territoriodigital.com/nota.aspx?c=0797706037576198





Con ese panorama, Neuman no tarda en declarar que “la pena de muerte no disuade ni siquiera intimida a los delincuentes”. 
 “un ejemplo paradigmático es el de los Estados Unidos, donde cada estado decide si implementa la pena capital. Allí se da el caso que en las jurisdicciones con el citado castigo se producen más delitos que lo ocurrido en las prohibitivas de la sanción letal”.

  Nada justifica lo que sucedió en Barrio Azcuenaga, tan injustificable que hasta en sistemas judciales retrogrados los linchadores como los de Rosario serian pasibles de ellos ser condenados a muerte. https://ar.noticias.yahoo.com/pakistán-pena-muerte-participantes-linchamiento-065105963.html




A pesar de la aparente condena, la generalizaciones cómo las de Argumedo tienden sin dudas a justificar y retroalimentar hechos aberrantes cómo los de barrio Azcuenaga. La situación de víctima  de ningún modo habilita o justifica cometer un delito. Ahora desde la generalización la "víctima" pasa a ser la clase media toda y no la victima individual de un hecho delictivo.  Idea peligrosa, idea que circula, idea que muchos retroalimentan.
http://www.lacapital.com.ar/policiales/Quien-pasa-de-victima-a-victimario-lo-hace-por-falta-de-respuestas-20140406-0030.html




"El que mata, tiene que morir" dijo no hace mucho la filósofa del teléfono.

La justicia de Pakistan -ó la de Arabia Saudita- modelo a seguir en el discurso facho medio. Qué tal si adherimos??? A lo mejor conocer otros códigos penales los ayuda a ubicar sus discursos -o practicas en el caso de los asesinos de barrio Azcuenaga- : https://ar.noticias.yahoo.com/pakist%C3%A1n-pena-muerte-participantes-linchamiento-065105963.html