El gobernador Capitanich habló del "plan de Dios" para defender la postura pro-penalizadora de las practicas abortivas.

Pienso que es un error en el debate público instalado defenestrar al catolicismo o a la Iglesia Católica. Son muchos -diría que la mayoría- los católicos que están a favor de la despenalización del aborto. En un país dónde el 95% de los habitantes son creyentes las encuestas indefectiblemente señalan que la mayoría -creyentes, no creyentes o agnosticos como es mi caso- estamos a favor de la despenalizacón. Y la lógica detrás es el aborto como una practica que históricamente las sociedades humanas han aceptado.

La postura pro-penalización argumentada desde una óptica no religiosa es insignificante y hasta inexistente. Por eso la cuestión me parece que es la separación del Estado de la Religión, o sea una discusión que atrasa unos siglos.


Leave a Reply