fuente: http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/las12/13-5252-2009-10-16.html

16 de octubre de 2009 

“He perdido dos hijos por falta de atención médica”

 por Felix Díaz
Líder indígena toba que pertenece al pueblo qom de la provincia de Formosa. Estas palabras fueron pronunciadas, el viernes 2 de octubre, en la Reunión de Antropología del Mercosur. Más información: comunidadlaprimavera.blogspot.com

Yo vengo de Formosa, que es una provincia pionera en reconocer los derechos de los pueblos indígenas. Formosa es una de las provincias que para el Estado nacional es el modelo del país, pero en el territorio hay muchas falencias: el pueblo indígena no tiene acceso al agua potable, no tiene acceso a la energía eléctrica, no tiene acceso a los programas sociales de vivienda, ni a la atención primaria de la salud.

Porque lo vivo y creo que voy a vivir en ese mismo territorio sufriendo esta triste realidad: la falta de oportunidad para poder educar a mis hijos, de poder ayudar a mis hermanos, de poder demostrar que se puede. He perdido dos hijos por falta de atención médica.

Yo vivo en una comunidad (La Primavera) en la que, supuestamente, está garantizado el territorio. Pero se ha expropiado una parte a través del organismo de Parques Nacionales que se ha otorgado como Area Protegida, a pesar de la sanción de la ley de emergencia 26.160, que prohíbe la expropiación de la tierras indígenas. En el año 2007, la provincia de Formosa le cede a la Universidad Nacional de Formosa para expropiar unas 2042 hectáreas del territorio qom —una comunidad indígena— de La Primavera.

El Estado es el responsable de esta situación que estamos, se crean leyes pero no se cumplen para nada. Cuando intentamos detener la construcción del Instituto Universitario de la provincia yo fui detenido por una causa que es “usurpación de una tierra privada” y esa tierra es de la comunidad. Entonces esas cosas nos llevan a una desesperación muy difícil porque estando en esa provincia es como si estuviese en el desierto.

En esta resistencia que hacemos, los médicos ignoran el clamor cuando queremos ser atendidos. En mi comunidad, del año pasado a éste, han fallecido 68 personas por abandono: por la tuberculosis, neumonía y porque consumimos agua contaminada que es producto de la siembra de la soja. Nosotros no tenemos un centro de salud, ni siquiera en una sala de primeros auxilios, en una población de 4600 personas. En una población que está rodeada por tres municipios ni siquiera tenemos acceso a esos planes sociales que el gobierno nacional otorga a los municipios. Nosotros no existimos.

Yo me animé a desafiar este sistema, un loco solitario, un indígena sin recurso, sin intelectualidad. Me inicié en esto porque creo que es la única forma de decir las cosas como son. Si nosotros hemos sido reconocidos como pueblo preexistente, ésa tiene que ser la base fundamental para vivir una vida digna.

Nuestros medios de subsistencia que son los recursos naturales se nos han expropiados. El Parque Nacional nos impide ingresar a un territorio que es de la comunidad donde está la pesca, el agua, la materia prima para la artesanía y los recursos naturales para elaborar nuestros ranchos, la leña para elaborar nuestra comida, aunque nos sacaron a pesar de que existen derechos legales que indican eso no tendría que ser así. Y ésas son cosas que sufrimos día a día.

Tengo una vida que no es una vida sino es una manera de sobrevivir. Yo perdí a mi padre a los 5 años, nunca tuve la posibilidad de ir a una escuela. Me gustaría encontrarme con otros líderes para poder decir que la lucha indígena está empezando y que nosotros somos constructores de ese mismo destino que estamos haciendo. Me gustaría decir a la gente buena que tiene un corazón de carne que lo necesitamos, que queremos articularnos con ustedes para hacer un camino para todos.



Leave a Reply