Revista Humor Registrado, segunda quincena de mayo de 1988. Nº220 - págs 26 a 29
Investigación: Héctor Ruiz Nuñez, Diego Rocamora y Patricia Astegiano.


El provocar artificialmente aumentos en los costos editoriales hasta niveles insoportables es uno de los recursos más sutiles de la censura
...
 ¿Se puede comprar una empresa de 250 millones de dólares por solo 8 millones? Regularmente no, pero los tiempos del "proceso" supieron de estos brillantes negocios.
...
De acuerdo a la compaginación de datos obtenidos de diversas fuentes puede afirmarse que Papel Prensa S.A. fue un regalo del pueblo argentino a sus actuales propietarios, los diarios Clarin, La Nacion y La Razón.
...
En 1982, más precisamente en julio de ese año, los tres diarios accionistas de Papel Prensa consideraron si debían colocar un busto en la entrada de la empresa como tributo a un hombre providencial: Domingo Cavallo. Las medidas financieras elaboradas por el economista para ese entonces presidente del Banco Central, produjeron lo que se conoció como "licuación de pasivos" que benfició a las empresas deudoras de los bancos y fue soportado por la población en general.

El gobierno militar no solamente concedió los fondos para que pudiera concretarse el proyecto Papel Prensa, sino que además , produjo una situación artificial en el mercado para que Clarín, La Nación y La Razón lograran cancelar facilmente los prestamos.
...
Puede calcularse que en el término de cinco años, la utilidad que logró producir Papel Prensa exclusivamente a través de la protección estatal y sus precios monópolicos superó los cien millones de dólares, considerando una producción de 500.000 toneladas y un sobreprecio de U$200 por tonelada.

Si se evalúa la franciscana inversión original que realizaron los diarios Clarín, La Nación y La Razón, probablemente Papel Prensa haya sido el negocio paraperiodistico más fantástico del siglo, en todo el mundo.
...
"Al proponerse a la Junta de Comandantes en Jefe la aprobación de la venta de las acciones Graiver a Clarín, La Nación y La Razón no se exigió a estos diarios documentación alguna ni se efectuó ningun esudio que acreditara su capacidad económica y financiera para finalizar el proyecto. En opinión de esta intervención existen razonables dudas sobre esta capacidad" veedor interventor capitán de navío Alberto DAgostino

Revista Humor Mayo 1988


Leave a Reply