Es una obviedad que con los festejos del Bicentenario quedaron  muchas cosas expuestas a la interpretaciòn individual y colectiva.

Una es  la reapertura el teatro Colòn dònde quedò expuesto el lugar -chiquito- en donde estàn y quiènes son los que acaparan a la politica binaria y crispada.  El discurso impostado y sobreactuado de la polarizaciòn llevo a la oposiciòn a encerrarse en el Colòn  y quedar expuesta en uno de los tantos posibles encierros del discurso sobreactuado e impostado que han elegido o fueron llevados por el clientelismo mediàtico.

La sobreactuacion  girando en la idea del gobierno enemigo absoluto maligno tuvo su punto de cenit de (inesperada) ganancia con el conflicto con los empresarios de la megaagricultura transgenica. Hablando y escribiendo con los resultados puestos,  porque salvo en un delirio lisergico quien de las ciencias sociales podria haber imaginado una polarizacion en el volumen ganancial que se dio hacia el lado de la oposicion.

Una "victoria" pirrica a la luz de la posterior salida del conflicto sin la caida del gobierno. Pirrica porque termina por un lado con N.Kirchner midiendo 40% en las encuestas (a tiro de evitar el ballotage) y con casi 2000 crispados/crispadores encerrados entre las paredes del Colon y los zocalos de TN, en contraste   a millones disfrutando en las calles.

La aparente logica binaria en la no asistencia de la Presidenta al Colon pierde de vista a la logica binaria absoluta del todo o nada  en la que la oposicion se ha encerrado.

Quien se sube al tren de la "maldad absoluta K" no le queda mas que jugar (impostar, sobreactuar)  el todo o nada. La accion de polarizacion de la Presidenta de no asistir al encierro de 2000 opositores en el Colon deja expuestas las imposturas sobractuadas (la sociedad polarizada, la fractura social, el miedo, el nazipogresismo, etc) frente al clima de fiesta vivenciado  por millones de personas (oficialistas, opositores e indiferentes) movilizadas en las calles.

La impostura y la sobreactuacion agigantadas en el contraste entre 2000 y 3 millones. Si la Presidenta estuvo bien o mal simplemente se medirà en encuestas (si los opositores siguen bajando en su encierro impostado )  y finalmente en la cuenta de votos. Mientras tanto como este post todo es chamuyo desde la tribuna.


Leave a Reply