En los blogs se ha generado discusion con respecto a la "radicalizacion de los discursos", "bajar un cambio", "ganar discusiones", etc.

Como desarmar la hegemonia del sentido común imperante y seguir sumando con la aparente rotura que se produjo en el espiral de silencio?.

El vecino, el taxista, la vieja de la cola, etc estan todos subidos a un pedestal: el de la hegemonia del sentido comun. El problema -la mayoria de las veces- es que el sentido comun no es conciente de su pedestal (y es dificil que pueda serlo).

¿Ganar una discusión? Es una cuestión de intencion. Desde lo personal puede servir para descargarse o desahogarse. No creo que sirva desde lo colectivo para llevar agua al molino de la sociedad mejor que queremos.  Pensar en ganar una discusion o descargarse con el sentido comun imperante es bajar al otro de un pedestal levantando un pedestal -el nuestro- mucho mas alto.

Cuando nos hablan a nosotros desde el pedestal del sentido comun sentimos un rechazo visceral, el que nos genera las validas ganas de descargarnos.  Pero desde el otro lado, si increpamos al sentido comun desde nuestro pedestal  tambien se va a generar un rechazo de las mismas caracteristicas al que sentimos. Lo afirmo con absoluto conocimiento de causa viniendo desde las entrañas de ese sentido comun y con años de aprendizaje de interpelarlo en la red de redes.

Un descubrimiento sorprendente -salvo algun tipo de trastorno- todos queremos una sociedad mejor: yo, el taxista, el vecino, la vieja en la verduleria, el oficinista,etc. Un punto importante a no perder de vista. Claro que las fallas o las contradicciones de esa sociedad las explican, la justifican o la racionalizan con algun tipo de desigualdad. Al que no está incluido lo racionalizan como un no igual, ese es el gran desencuentro: el "otro" no es mi igual (el pobre, el negro, el inmigrante, el puto, el comunista, el subversivo...).

En mi sociedad mejor (la nuestra?)  considero mis iguales al pobre, al negro, a la torta, al inmigrante,etc, entonces no hay excusas: les tiene que ir mejor . Pero en mi sociedad (la nuestra?) tambien tienen lugar el vecino, la vieja y el taxista; porque ellos tambien son mis (nuestros?) iguales.  El punto es que queremos incluir y no excluir, tanto en la sociedad como en las que consideramos nuestras ideas politicas.

En una charla o en una discusion jamas vas a convencer o "ganar" a nadie. Lo maximo a lo que se puede aspirar es a sembrar alguna duda. Pensamos lo que pensamos porque tenemos un conjunto, una red de ideas preconcebidas. Nadie se va a convencer magicamente en una fugaz charla.

Viniendo desde el estomago de la bestia de la hegemonia antipolitica pienso que lo peor que puede hacerse es hablar desde el pedestal de creerse mejor. Eso genera rechazo, no incluye; obviamente al ponerse por encima implica excluir. No hay que ganar discusiones ni descargarse, si nuestra intencion es bregar por una sociedad mejor, por sumar y no por el acto individual de descargarse.

Humildemente pienso que el primer paso es sentar que con el otro somos iguales (que lo entendamos nosotros y hacerselo entender). Si damos este paso lo bajamos del pedestal de la hegemonia del que no es consciente. Tanto con el vecino o en la mesa familiar. Pensarnos juntos. Nadie se va a dejar  pensar por el otro desde un pedestal, nos produce un natural rechazo .Una vez establecida la igualdad expresar que las cosas como las vemos desde nuestro lado. Sin pedestal de por medio entre iguales es dificil agredirse, cerrarse o evadirse con chicanas.

Uno cree que sus ideas son mejores. Pienso que mis ideas son mejores y no que soy mejor que el otro.  Y como pienso que el otro es un igual, si le siembro alguna duda quizas en algun momento el otro llegue al mismo lugar al que llegué o lo mas preferible aún que ambos lleguemos a un lugar mejor.
 
Hay quienes bregan por "bajar un cambio" en la radicalizacion, opino que hay que bajarse del pedestal de creerse mejor que ellos o querer ganar discusiones . Defender las ideas propias porque las creemos mejores , no porque somos mejores a los que consideramos sumar.

¿O acaso no sentimos que nuestras ideas son mejores que las de "ellos"?


Leave a Reply