Librados a la mano invisible del mercado los pequeños, medianos y grandes empresarios agropecuarios van a seguir con la incontrolable ampliación de la sojizacion con sus consecuencias ecologicas y sociales.

Desplazamiento violento de campesinos y pueblos originarios. Producción de mas y mas pobres. Pérdida de soberanía alimentaria.

"LOS NÚMEROS DE LA “REPUBLIQUETA SOJERA”

Versión resumida de “Con la soja al cuello”, Domínguez, D. y Sabatino, P. (GER – UBA) (*)
III Jornadas interdisciplinarias de Estudios Agrarios y Agroindustriales,
Facultad de Ciencias Económicas (UBA), Noviembre 2003.

www.biodiversidadla.org/content/download/3720/11085/version/1/file/Los+numeros+de+la+republiqueta+sojera.doc

El crecimiento del cultivo de soja es aun más sorprendente si se toman, ya no las mediciones del censo, sino las mediciones de la Dirección de Coordinación de Delegaciones de la SAGPyA de la Nación (1). Según este organismo la superficie sembrada con soja se amplió, pasando de 1,9 millones de hectáreas en la campaña 1980/81 a 11.639.240 de hectáreas en el año 2002, representando así casi un tercio de la superficie total implantada en el país en el mismo año (32.422.707 hectáreas). Esto implicaría un crecimiento de la superficie en relación a 1988 del 163,7%. Mientras que por el contrario, en base a los datos de esta misma fuente, los otros cultivos no sólo han descendido en superficie cultivada (salvo excepciones), sino que suman una cantidad muy menor de área sembrada: trigo con 7.108.900 hectáreas, maíz con 3.064.276 de hectáreas, girasol con 2.050.365 de hectáreas, arroz con 126.519 hectáreas, entre otros.

La soja desplaza

Vemos que a partir de la aparición en escena de la soja transgénica, todos los cultivos disminuyen su superficie cultivada de modo considerable. El arroz es lo que porcentualmente más ha descendido en superficie cultivada, un 44,1% menos, le sigue el girasol, que bajo su área sembrada en un 34,2%, luego viene el maíz que perdió un 26,2% de superficie cultivada. En el caso del trigo, cabe aclarar que el porcentaje de pérdida de superficie no es particularmente significativo (3,5% menos), pues su fluctuación en el período es muy alta, siendo el año de 2002 puntualmente un año de baja. En este sentido deberíamos decir que la incorporación del cultivo de soja transgénica no ha influido en el caso del trigo, lo que sucede es que el trigo y la soja son dos cultivos que se combinan en la secuencia soja/trigo2.

Mientras la soja avanza en casi todas las provincias donde se la está cultivando, las cabezas de ganado disminuyen y los demás cultivos se “achican”. La diversidad de producciones (algodón, lentejas, caña de azúcar, leche, carne, arroz, etc.) que abastecían al país se redujeron frente a la uniformidad de la soja de exportación, generando un "inexplicable" desabastecimiento y aumento de la canasta básica argentina. Desde la devaluación del año 2002, la canasta básica alimentaria (CBA) aumentó un 73%, siendo que sólo 4 de los 23 productos que la constituyen explican casi la totalidad del aumento: la leche, la carne, el queso y el pan."


MOCASE


El Verbo expropiado por el capital privado
Por León Rozitchner *

FUENTE:http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/subnotas/102001-32129-2008-04-07.html

Se da como cierto que los medios de comunicación –cuarto poder se definen, orondos, a sí mismos– son un poder sagrado, inamovible y absoluto, cuando en realidad son el producto de una expropiación del espacio público convertido en privado. Se presentan como si fueran el fundamento del poder democrático siendo exactamente lo contrario: su acceso está vedado a las diversas corrientes de expresión de la ciudadanía. Forman parte de una estrategia neoliberal mundial –el capital financiero internacional– que compró el dominio de la “opinión pública” al expropiar los medios de ejercerla. Basta leer los diarios importantes del mundo: todos están defendiendo lo mismo diciendo lo mismo con las mismas palabras. Su propiedad en nuestro país es tan espuria como el origen de la propiedad de la tierra: aliados del terror y del genocidio. (No olvidemos: una exigencia del poder militar en su ultimátum a Alfonsín requería que la televisión en manos del Estado fuese privatizada: entregada a los grupos financieros en cuyo nombre dieron el golpe.) ¿Podemos hacernos los ingenuos y seguir ignorando que es necesario, para que democracia realmente haya, que los medios sean abiertos a todas las perspectivas de la ciudadanía? ¿Ocultarnos que el éter es un espacio material público que forma parte de la soberanía argentina, isomorfo con su geografía? Como si el golpe de los grandes dueños de la tierra, y los financistas que la convirtieron en fondo de inversión, no formara parte del plan desestabilizador de su estrategia política. ¿No exige entonces, por parte del poder político, nuevas “retenciones” sobre lo que han acaparado para dejarnos hambreados de saber, escuálidos de conocimientos, ignorantes sobre lo que estamos viviendo? Para poder dejarnos sin alimentos los media tuvieron previamente que dejarnos sin palabras. Para decirlo brevemente: el golpe de Estado mediático de los grandes dueños de la tierra habría sido imposible sin el poder de los grandes dueños de los media.

....

Todos discuten si fue o no fue un golpe. Lo importante, creo, es que el fantasma de un golpe de Estado, real o fantaseado, es lo que el poder de los medios necesita despertar para que nuevamente los habitantes se rindan a las fuerzas del mercado. Vuelven a suscitar otra vez el fantasma del terror represivo desde aquellos que estaban en el estrado gualeguaychino: la Sociedad Rural, Carbap, Coninagro, la nueva pequeña burguesía de la Federación Agraria y, como si faltara algo para cerrar esta pastoral política que ya había ubicado a la derecha a una mujer de izquierda, lo inesperado: un cura paisano desde este extraño púlpito implorando a una nueva figura sagrada, a la Virgen Gaucha, rezando todos juntos un Padre Nuestro –mientras le extraen a la Tierra Madre todos sus nutrientes hasta dejarla exhausta–. Eso sí: ningún “negro” trabajador en negro los acompañaba.


....


Este golpe de “los dueños de la tierra” –expresión acuñada por David Viñas– no habría sido posible sin el apoyo cómplice y monopólico de los media. El monopolio del poder mediático fue primero aliado de la dictadura genocida, junto con el poder económico y el religioso. Aliado que sirvió, y sigue sirviendo, para desactivar el espacio corporal y subjetivo de la ciudadanía: impedir que pueda tomar conciencia y cuerpo sobre la verdad de lo que nos pasa. Son el instrumento de la “dictadura del saber único” en el del dominio económico y político de la globalización financiera. Son los que han ido modelando la conciencia y el imaginario, las pocas valencias libres que el pavor del genocidio había dejado disponibles en los sujetos aterrados de la ciudadanía.

.....

Los que valoramos a la palabra como ejercicio privilegiado de una actividad de intercambio social por excelencia, que se define como “el habla”, la “lengua” o “el pensamiento”, base de la humanización que define nuestro ser o no ser hombres, hemos sido despojados de su uso social y hemos sido excluidos del espacio público. Nos han limitado, ante el avance técnico de las comunicaciones, a ejercerla sólo en los ámbitos restringidos abiertos hace siglos por la galaxia Gutemberg: a los libros y a la revistas especializadas que sólo son legibles para un público minoritario. En pocas palabras: hemos sido expropiados y expulsados del espacio social publico, nos han despojado del derecho humano de la expresión escrita o hablada. Es como si todos debieran leer un único libro: el que ellos escriben. La verdad circula sólo por lo que ellos permiten que se exprese y sus empleados –periodistas se llaman– repiten o dicen lo que el patrón les manda: en los media ha triunfado la dictadura del propietariado.

...............

No se trata entonces sólo de salir a decir que la tierra forma parte de un todo más amplio que es la nación misma. Habría que decir también que el “espacio” de los media es propiedad de la nación, de esa misma tierra etérea por donde la comunicación circula, que también su soberanía nos fue expropiada por los sucesivos golpes militares y económicos. El golpe económico del campo se apoya en la supervivencia, sobre la estela del golpe militar del ’76: la amenaza del hambre se inscribe en la misma línea moral genocida que la amenaza de extermino de la vida. Y que si una buena parte de la ciudadanía está confundida y ya no entiende nada es porque esos mismos medios van cotidianamente ablandando y configurando el imaginario y la conciencia de la población argentina, que termina pensando contra sí misma.

...

Lo extraño es que recién, por primera vez desde los medios, la presidenta de la República –y porque accedió a ellos en un momento culminante– aparezca exponiendo masivamente un saber antes cautivo, y le comunique a toda la población una parte de la trama trenzada de los intereses turbios, hasta ese momento desconocida para la mayoría de los argentinos: ligar el genocidio militar con los media y con la economía. Intereses que están en juego nuevamente en este momento crucial en que el poder económico quiere sitiar al gobierno democrático para volver a despojarnos de lo poco ganado, y cuando todavía falta tanto. Y no es extraño que una ilustrada figura universitaria, prohijada por los media, le contestara para amonestarla: “No era el momento adecuado para que la presidenta de la República esbozara su tesis historiográfica sobre la complicidad de cualquier sector de la producción agraria con el golpe militar”. Está claro: la “verdad” no es para que la sepa la mersa, sólo debe quedar circunscripta a las “tesis” de la academia universitaria. Que aparezca difundida desde el discurso de la primera figura política en la democracia, y sea difundida por los medios... ése es el pecado. Y nos está dando el ejemplo de aquello que los escritores debemos rendir para acceder a los medios públicos: sólo si aceptamos que la verdad llamada académica quede, clandestina, dentro de los claustros. Si renunciamos a decirla en público.

Esperemos que el Verbo, propiedad privada de los media, no sirva sólo de responso para una conciencia nacional difunta.



Que, en durante el tratamiento periodístico de los hechos vinculados al lock out de la actividad agrícola-ganadera, han existido expresiones de periodistas – no corregidas ni enmendadas por colegas del propio medio o sus superiores – que lejos de importar afirmaciones de hechos o apreciaciones opinables, llenan de vergüenza e indignación por sus contenidos clasistas y racistas, y por la supina ignorancia que revelan; Que el público de los medios ha recibido muestras inadmisibles de trato discriminatorio de los actores sociales según su capacidad económica o su pertenencia de clase ante formas similares de reclamo de derechos; Que la gran bonanza económica que vive la producción agropecuaria pos devaluación ha generado un mercado publicitario extraordinario para los medios de comunicación, verificada por la proliferación de espacios dedicados a la información rural, no debería influir explícitamente en la línea editorial de los distintos medios, sin perjuicio de que sería hacer conocer al público de modo ostensible el listado y compromiso económico aportado por los anunciantes....

...Que ocurre lo propio, y es igualmente preocupante, respecto a la carencia de comunicaciones públicas de los medios que pongan de manifiesto preocupación por los dichos discriminatorios de quienes actúan por sus cámaras, micrófonos o páginas. ...

...Que para nuestra Facultad, que alberga a la Carrera de Ciencias de la Comunicación, los medios de comunicación y la actividad de los periodistas profesionales constituyen dos de sus principales objetos de estudio; ...
Consejo directivo facultad de Ciencias Sociales de la Uba - 1-4-2008

Enmarcado en la acusación de la Presidenta Fernández a la publicación de una caricatura por el periódico Clarín, ADEPA calificó a estos dichos cómo “interpretación extrema” y que las opiniones expuestas por los periodistas en los espacios de las empresas privadas de medios no tienen otro propósito que reflejar la “realidad” .

Las empresas de medios de comunicación han cerrado filas centrando la cuestión en el currículo de Sabat dejando de lado que las caricaturas han sido publicadas por un poderoso multimedios.

El medio es el mensaje y la caricatura de Sabat no puede ser solo interpretada en función de lo que haya querido “decir” Sabat, también dónde y en el medio de que contexto son cosas que no pueden dejarse de lado.

El curriculo de Sabat puede ser impecable cómo muchos bien pensantes han salido a contarnos por las pantallas y páginas de los medios privados de comunicación, pero la cuestión de fondo es cual es el curriculo de Clarín (y de muchas empresas más).
Este eje convenientemente ha quedado de lado y la discusión de la malintencionada, racista y golpista cobertura queda centrada en la figura de Sabat. Los medios (particularmente Clarín) quedan a resguardo camuflados detrás de él.

Entonces nos encontramos con la cero autocritica de ADEPA en cuanto a la gravisima cuestion de la racista y malintencionada cobertura mediática al violento conflicto emprendido por empresariado agropecuario contra las medidas de cambio al regimen de retenciones anunciado por el gobierno.

En pagina12.com del viernes 4/2/08 Juan Sasturain fue otro bien intencionado y bienpensante defensor del curriculo de Sabat. Esta frase de su defensa me llamó mucho la atención:

“Sábat siempre hace –dentro de lo que sabe, puede y le permiten las circunstancias, como todos los que trabajamos en medios– lo que se le canta o –en su caso– lo que se le dibuja.”

Los que trabajan en los medios hacen lo que se les canta hasta lo que permiten las circunstancias! confesión inconsciente de los límites que ponen las empresas periodisticas a la opinión y como sus empleados deben atenerse a ellos.

Me preguntó si los medios crearon de la nada el racismo y el odio de clase exhibido por la mayoría de los que han salido a cacelorear. Pienso que es un odio que esta presente previamente y que los medios y determinados agentes han sublimado estas cuestiones:

Sublimar
2-transformar ciertos instintos o sentimientos inferiores o primarios en una actividad moral, intelectual y socialmente aceptada.
http://www.wordreference.com/definicion/sublimar

Los medios legitiman estos discursos, los potencian y multiplican. Cómo decia en otro post hay otros agentes que actúan catalizando estas cuestiones, me estoy refiriendo a la Dra Carrio.

Catalizador
2- persona que, con su presencia o intervención, es capaz de hacer reaccionar a un conjunto de factores.
http://www.wordreference.com/definicion/catalizador

La Coalición Civica es uno de los catalizadores del discurso racista de los “hermanitos pobres” que actúan solo (exagerando) por un choripan. Los “hermanitos” que no piensan.

La Dra Carrió en una entrevista a “Dos Voces” (antes de las elecciones, gracias por la aclaración Diego) dijo esta cosas sobre las empresas privadas de medios de comunicación :

“Carrio : Queria por este medio dar un profundo agredecimiento a todos los medios privados de comunicacion de la Argentina, por el trato , por la posibilidad de dialogo, por la cobertura. Agradecerles a Uds, agradecerles a todos la verdad que pese a muchas criticas hacia el gobierno los medios de comunicacion en la Argentina, escritos y audiovisuales han tenido una enrome generosidad y han sido absolutamente igualitarios en el manejo, es decir con todas las diferencias que uno puede tener en el manejo oficial esa es una cosa del poder inevitable, pero la verdad es que le agradecemos a todos nos han tratado extraordinariamente bien...”




Fuente video: http://mundo-perverso.blogspot.com/

Más de la declaración del
Consejo directivo facultad de Ciencias Sociales de la Uba - 1-4-2008

Que ocurre lo propio, y es igualmente preocupante, respecto a la carencia de comunicaciones públicas de los medios que pongan de manifiesto preocupación por los dichos discriminatorios de quienes actúan por sus cámaras, micrófonos o páginas.

Que los propios periodistas, a través de sus diversas organizaciones, deben hacer públicas sus reflexiones ante actitudes antidemocráticas o discriminatorias de sus colegas y los medios de comunicación;

Que ello pone de manifiesto, en particular para los medios audiovisuales una constatación empírica de la necesidad de la sanción de una ley democrática de radiodifusión que garantice los derechos del público a acceder a información plural, lo que conlleva la existencia de medidas tendientes a controlar los procesos de concentración mediática y de maniobras de monopolio informativo;





Los "autoconvocados", "los sin bandera polìtica", "los espontaneos" son seres que son revestidos de una categoria moral superior por el discurso de los medios y por un determinado discurso social ; superioridad moral que es contrastada a la de los militantes polìticos o los grupos de personas que militan en cualquier forma politica (especialmente las instancias formales).


Esta valorizaciòn es de una condiciòn aprioristica, abstracta y absoluta. La supuesta condiciòn no-politica del sujeto es entonces entronada moralmente. Moralmente lo siento exactamente al revès. El discurso neoliberal sigue pisando fuerte.