"Es únicamente cuestión de tiempo que la cultura de la clase trabajadora independiente se deteriore, juntamente con las instituciones y organizaciones que la sostienen, dada la distribución de los recursos y del poder.

Y una vez debilitadas o eliminadas las organizaciones populares, los individuos aislados no pueden participar en el sistema político de forma significativa. Con el tiempo, este se convertirá, en gran parte, en un elemento simbólico o, como máximo, en un dispositivo mediante el cual el público pueda seleccionar entre los grupos de elite que compiten y ratificar sus decisiones, desempeñando el papel que les ha sido asignado por teóricos demócratas progresistas al estilo de Walter Lippmann." Noam Chomsky


Este domingo se celebraron elecciones para elegir presidente en la Repùblica Argentina.

Porcentajes de participaciòn en elecciones presidenciales post-dictadura:

1983 85,61% electo: Raùl Alfonsin
1989 85,34% electo: Carlos Menem
1995 82,02% electo: Carlos Menem
1999 82,14% electo: Fernando De La Rùa
2003 78,22% electo: Nestòr Kirchner
2007 71,70% electa: Cristina Fernàndez

Fuente: http://www1.hcdn.gov.ar/dependencias/dip/elecciones2003/resultadoselectorales.htm
Fuente:http://www.resultados2007.gov.ar/paginas/f_top.htm

Proyectando un 14% de votantes que no concurrieron a votar para alcanzar el hipòtetico 85% de participaciòn del padròn electoral de las elecciones presidenciales 1983 y1989:

933121 votos en blanco
217491 votos nulos
3780000 no fueron


4930612 votos
El voto nulo-blanco-no voto es la segunda fuerza electoral del paìs :

8187067
Kristina 35,28%
4187996 Carrio 18,05%
4930612 Blanco-nulo-no 21,25%
3081217 lavagna 13,28%

Cristina Fernàndez resultarìa electa entonces con el 35,28% de los votos.

La cuestiòn se debe poder abordar de diversas maneras, desde un punto de vista especulativo la apatìa serìa una posible explicaciòn congruente con la falta de fiscales de muchas fuerzas polìticas o la deserciòn en masa de las autoridades de mesa en el distrito màs esclarecido (nuestros hermanos ricos).

Còmo en otras democracias representativas del mundo avanzan la apatìa y el desconocimiento ("Los jòvenes deciden sin informaciòn") (llamativamente entre nuestros hermanitos de las "vanguardias" universitarias y los jòvenes en general (*)).


Por los medios algunos proponen el voto elèctronico, pienso que va a propugnar aùn màs la apatìa y por radio escuchè algo de un sistema australiano.

Creo que estàn equivocados o interesados en profundizar la apatìa. Se me ocurre còmo acciòn real para contrarrestar la indiferencia la realizaciòn de un gran reality con la conducciòn de Marcelo Tinelli o Jorgito Rial. Los ciudadanos podrìan "nominar" a los candidatos a la manera del Gran Hermano desde la comodidad de nuestro telèfonos celulares.

Nota: http://www.clarin.com/diario/2007/10/15/elpais/p-00601.htm

ESTUDIO DE DOS ASOCIACIONES Y UNA CONSULTORA SOBRE LOS QUE VOTARAN POR PRIMERA VEZ EL 28 DE OCTUBRE

Apatía juvenil: los "debutantes" no saben qué deben elegir ni cuándo

Sólo la mitad iría a votar si no fuera obligatorio. Y más del 80% no participó nunca en política.

Si uno se topara en la calle con 10 argentinos "promedio" de entre 15 y 24 años, se encontraría con el siguiente panorama: tres serían pobres y a uno directamente no le alcanzaría para comer. Otros tres pertenecerían a la clase media, pero estarían "en riesgo". De ese misma decena, dos estarían desocupados y uno subocupado; y de los siete empleados, cuatro cobrarían en negro, por lo que les sería imposible jubilarse en el futuro. Esta breve radiografía socioeconómica, basada en estadísticas de la consultora Equis, quizás ayuda a entender un poco mejor otro trabajo, de cara a la elección del 28 de octubre: según una encuesta entre jóvenes que debutarán en la presidencial, sólo la mitad iría a votar si no fuera obligatorio y apenas el 4,4% sabe qué se elige y cuándo.

El relevamiento, con 319 casos, lo hicieron la Agrupación Argentina de Estudiantes para las Naciones Unidas (AAENU) y la Asociación Civil Sumando Argentina, con la colaboración de la consultora Zooma-USM. "Nos surgió la inquietud a partir de unas charlas que hacíamos sobre el primer voto. Nuestra idea es tener una base de datos para fomentar la participación juvenil. Entendemos que los partidos están colapsados, pero hay un nuevo canal, que son las ONG", explica a Clarín Daniel Wizenberg, coordinador de AAENU.

Daniel no es un joven "promedio", al menos en lo que a participación política se refiere. Con 18 años, viene de militar en el colegio secundario y ahora, desde la asociación, busca ampliar su experiencia. De acuerdo con más datos recogidos en el estudio, no le resultará fácil. El 68,6% de los entrevistados dijo no participar en ningún tipo de organización.

El trabajo también muestra un desinterés de los jóvenes por lo institucional. El 36% respondió que si el país pasara por una crisis no le importaría que se violaran leyes para combatirla.

Ahora bien: ¿el desencanto es patrimonio juvenil? Para Sergio Berensztein, analista político y director de Poliarquía consultores, el fenómeno va más allá, incluso de las fronteras: "En todo el mundo hay un proceso de desinterés. Hay un fenómeno de 'desafección política', donde no hay un ejercicio de la cosa pública. Acá fue un proceso gradual, que nace de una ola inversa, con la vuelta de la democracia. Los picos dramáticos fueron el 'voto bronca' de comienzos de 2001 y el 'que se vayan todos' de la crisis".

Para Berensztein, "ahora hay un requisito minimalista de la política, sólo se piden satisfacciones materiales, no hay exigencias en las formas. Por eso lo querían a Menem en los 90 y lo quieren ahora a Kirchner. En este marco, no es sorpresa lo de los jóvenes, que ya no expresan su rebeldía en movimientos políticos estudiantiles, sino a través de la música".

La campaña actual tampoco parece seducirlos demasiado. Lo resume bien Johnatan Ledo, porteño, 21 años e hincha de Independiente: "Cuando nos quieren apuntar a nosotros hablan del paco, pero eso no nos representa a todos. Y encima, ni siquiera en ese caso dicen cómo lo van arreglar".


3 Comments

  1. Pero, ¿por qué crees que se deba considerar que una elección con más votantes es mejor para el país? ¿En qué te basas para pensar que el voto manipulable de las masas es el mejor voto posible?

    ResponderEliminar
  2. El punto de vista que me planteo es del la Democracia y el de la poblaciòn en general, no el del "paìs" -esa palabra puede prestar a muchos equìvocos-.

    "Masas" tampoco es un concepto ùtil desde este ùltimo punto de vista.

    "Considero" -mi punto- que la cantidad de votantes es un signo de apatìa ante opciones que son percibidas como que cada vez se parecen màs, que el campo de acciòn que tienen cada vez es màs acotado.

    ------------------------------
    Vamos a lo que no planteo en el post y ponès en mis dedos.

    Menos votos me parece un signo indiscutible en cuanto a la calidad de la Democracia.

    Ahora màs votos no es un signo tsn claro, depende, habrìa que verlo particularmente de acuerdo a las circunstancias.

    En cuanto a que pienso la participaciòn de la poblaciòn en polìtica màs allà del voto es el hecho fundamental.

    La apatìa del no voto es un paso en contrario muy significativo -y para nada casual-.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Perdòn, por supuesto considero que la Democracia (idelamente) se nutre de la participaciòn absoluta de la poblaciòn.

    Saludos.

    ResponderEliminar