A los chicos Pro no les interesan las ideologías. Desde lo Pro la política pasa por lo pragmático, por eso los chicos Pro se preocupan por paredes mal levantadas, vecinos que se apropian de veredas o manochantas que venden títulos truchos. CQC 2007.


Nada nuevo bajo el sol, los chicos Pro no hacen política, ya lo habían aclarado en 2002:

"Hacemos un programa de humor. ¿Nosotros somos los peligrosos", se preguntó el conductor y siguió, tensando la voz: "¿Cómo van a hacer eso?. Esta es la mierda en que se ha vuelto todo y no por culpa nuestra. Nosotros no hicimos esta realidad". http://www.terra.com.ar/canales/cine/43/43185.html

Leí en un blog (“El submundo del espectáculo”) :
“Y era como decir: Nosotros no nos queremos meter en política, usamos la democracia como un marco cualquiera para reírnos, ese marco pudo ser el fútbol o el mundo del espectáculo. No nos comprometan, no nos hagan preguntas serias fuera de cámara, no tenemos nada para decir”. http://elsubmundodelespectaculo.blogspot.com/2007/04/te-llevo-en-el-corazn_09.html

En la feroz batalla del rating el chico Pro salió a cruzar lanzas con su archienemigo con un formato importado a la BBC: “El Gen Argentino”

Lo rescatable es poner en el horarion central televisivo un programa con una temática histórica, lo irremediable es que las formas en la TV condicionan el contenido y què se puede decir. Las formas del nuevo programa es una especie de G.H (Big Brother) o el mìsmisimo "Bailando por un sueño", pero cambiando las figuras de las farandùla con figuras de la historia: en definitiva una competencia con ganadores y perdedores, seleccionados mediante el voto de los televidentes.

"...las formas del discurso público regulan, e incluso determinan, qué clase de contenido puede surgir de ellas. ... las humaredas... indias... son insuficientemente complejas para expresar ideas... no se puede utilizar el humo para hacer filosofía. Su forma excluye el contenido.
La forma del cuerpo de un hombre es ciertamente irrelevante en cuanto a la formulación de sus ideas... Pero es totalmente relevante en televisión. Porque... la televisión nos brinda una conversación de imágenes y no de palabras. No se puede hacer filosofía... en televisión porque su forma conspira contra el contenido..." Divertirse hasta morir, el discurso público en la era del espectáculo. Postman, Neil.

Mario Pergolini (conductor Pro) quiso desmarcarse de esta idea de la competencia, pero lo fue solo en el discurso. En la formas y la estructura el programa es una competencia como otro programas y esto es fácilmente comprobable en los foros de discusión del programa.

El conductor Pro se preguntò que màs hizo el Che por la historia argentina que Evita, su derrotada en la competencia televisiva. En una sintonía similar el panelista/jurado Bonadeo chicaneò preguntando que hubiera sido de la historia argentina sin el Che (con el Che o sin el Che serìa lo mismo según su corta visión contra fáctica).

El programa puede ser disparador para muchos para averiguar y profundizar en determinadas temáticas históricas. La picadora de carne ideològica televisiva del programa induce a una visión perversa de la historia con ganadores , perdedores y centrada solo en los personajes: la imposición de un nuevo panteón de próceres en este caso postmodernos…


Sobre TV y formas:
Distopías y las gentes de Neptuno (y II)
http://predicad0r.blogspot.com/2007/04/distopias-y-las-gentes-de-neptuno-y-ii.html


Sobre el ADN argentino:
"El atroz encanto del ser nacional"
http://predicad0r.blogspot.com/2007/05/el-atroz-encanto-del-adnel-ser-nacional.html


Leave a Reply